Archivo mensual

enero, 2019

Cleto y Eugenio “el genio”
Tiempo aprox. de lectura: < 1 min

“Cuidaíto” con lo que se desea, amigo Cleto. Seguir leyendo…

Uno de la guerra
Tiempo aprox. de lectura: 2 min

Dedicado a los caídos y sus familias. De todos los bandos y guerras.

Por fin se acercaba el final de uno de los inviernos más fríos que se recordaban en Madrid. Los clientes entraban en el bar intentando calentar las manos con el aliento. Hacían el gesto de quitarse el abrigo pero quedaba en eso, un gesto. Para soportar el frío se servía un tinto que nos llegaba de Valladolid. Un vino con cuerpo que calentaba ánimos y entrañas al mismo tiempo, desde el primer trago. Seguir leyendo…

El beso
Tiempo aprox. de lectura: < 1 min

Los besos que no se dan, se van para siempre con el árbol de los besos perdidos. Seguir leyendo…

Los clavos de Cristo
Tiempo aprox. de lectura: < 1 min

Recibo con espacio, controlo y me giro. Levanto la cabeza y miro a la izquierda. Opción de pase con expectativas. Avanzo unos metros. Siento el aire en la cara y calculo la velocidad del viento, sopla suave, no debería suponer un problema. Ahora lo más complicado: la imprevisibilidad del humano. Miro, estudio, analizo su rostro. Intento ver indicios de cansancio, lo hay, y mucho, demasiado, no llegará. Solo hay opción de pase, ¿se la pongo? No, ya no hay expectativas. Busco opciones en la derecha, no hay. Se me acaba el tiempo. Pase a banda izquierda o disparo yo. Seguir leyendo…

El regalo de E
Tiempo aprox. de lectura: < 1 min

En este mundo, una historia sobre generosidad y gratitud parece ficción. Ésta no lo es. Espero que el carácter críptico del relato no influya en lo esencial.

Un día gris (de color y ánimo) recibí una llamada. Tengo un regalo para ti, dijo mi hermana. ¿Un regalo? Pensé. No era el día de mi cumpleaños, ni Navidad, tampoco el de mi santo. ¿Un regalo? Le pregunté. Sí, dijo mi hermana, un regalo de mi amiga E,  lo vio mientras paseaba, yo le había dicho que te gustaba y aquí lo tienes, para ti. ¿Para mí? Sí, para ti. ¿Por qué? ¿Qué he hecho yo para merecer un regalo? Seguir leyendo…

La Navidad de Frank
Tiempo aprox. de lectura: 2 min

Mi humilde homenaje a todas las Estrellas.

A Franky le encantaba la Navidad. Le gustaba tanto, que pasaba el resto del año deseando que llegara. El día uno de diciembre, adornaba un árbol, ponía una estrella en la copa y lo colocaba en el jardín. Mirando la luz de la estrella, pensaba en todo lo bueno que había vivido durante el año, y también en lo que deseaba para el siguiente.

Pasaron varias navidades, Franky creció y se convirtió en Frank. Un día de diciembre le visitó la muerte y se llevó a su madre. Unos días después, apagó la estrella, guardó el árbol en un baúl y decidió no volver a sacarlo nunca más.

Pasaron más navidades y Frank tuvo dos hijos. Aunque no quería, su esposa le convenció para que el mayor se llamara como él. Todos le conocían como Franky. El nuevo Franky le preguntó a su padre por qué no colocaban un árbol de Navidad en el jardín. Todos mis amigos lo hacen, dijo. Su padre le respondió que no le gustaba porque le ponía triste. Una Navidad se llevó a tu abuela al cielo, dijo. Seguir leyendo…

El secreto de don Matías
Tiempo aprox. de lectura: 2 min

Don Matías vivía en segundas nupcias con doña Matilde. Todos los domingos por las mañana se perfumaba y se endomingaba para ir a la ciudad. Sacaba veinte billetes de una jarra y los metía en un sobre. Antes de salir, doña Matilde lo miraba de arriba a abajo, le colocaba el cuello, le daba un beso en la mejilla y frotaba la solapa de su chaqueta para retener su olor. Cuando salía de casa, bajaba la cabeza y se preparaba para recibir a sus nietos. Don Matías cogía el primer autobús de la mañana en dirección a la ciudad. Aquel domingo, como en otras ocasiones, entró dándole los buenos días a Jaime y se sentó en la parte trasera. Seguir leyendo…